jueves, 3 de febrero de 2011

¡Ay, qué de guerras perdidas!
¡Ay, qué de guerras ganadas
cuando la noche es eterna
y los minutos se arrastran!

Que venga una lluvia clara
que disuelva en aguaceros
esta pena que se encalla
como veneno en la sangre,
como astillas en el alma.

                                                ¡Qué de batallas perdidas
                                                cuando el olvido se escapa!

7 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Qué de guerras innecesarias!. Me pregunto cuándo dejará de ser la paz una utopía. Abrazos.

Anónimo dijo...

Poetico, profundo, emocional, personal.., poesia pura

TIRARSE AL FOLIO dijo...

Cruz, me has sorprendido agradablemente, no esperaba encontrar tan pronto un pedazo de alma colgado en tu blog.
Los últimos versos me encantan, sigue sorprendiéndome sin miedo a cansar.

http://raicesdepapel.blogspot.com dijo...

Muy bonito Cruz, debes tener el libro a punto de caramelo.
Un abrazo
javier

PILARA dijo...

A cual más bonito; sigue, que estás en racha y da gusto leerte.

Caminante dijo...

Me apunto a los comentarios y como javier me pregunto como esta el asunto del libro. Bueno de los otros asuntos ya hablaremos

Anónimo dijo...

Estaras muy ocupada preparando el libro y las ilustraciones, esperamos con ansidead el momento de su publicación.