miércoles, 3 de noviembre de 2010


                        

                                            Quiero ser la primavera de tus ojos,
                                            el sol que te encienda la sonrisa.
                                            En la lumbre de tu piel, quiero ser brisa,
                                            en la punta de los dedos, ser tu antojo.

                                            Quiero ser quien te arrugue la camisa
                                            y te alborote el aire con sonrojos.
                                            Si rezas, yo quiero ser tu misa;
                                            si siegas, seré yo tu rastrojo.

                                            De la mano, mientras viajas por los mapas,  
                                            a tu lado, clamando en el desierto.     
                                            Coronando contigo las etapas                                                             
                                            del placer por el atlas de tu cuerpo 
                                            mientras la luz se cuela en nuestra cama
                                            y estallan los oasis en el huerto.
                        



5 comentarios:

PILARA dijo...

Una perla más para tu colección.
Felicidades

Marcos Callau dijo...

La última estrofa es la que más me ha gustado, el final es genial. siempre es muy agradable encontrarse un soneto por la red.

Anónimo dijo...

¡Cuanto amor...! y que bonito. Si es que eres una poeta estupenda, y sin embargo no te prodigas mucho. Haznos felices con más frecuencia.

Anónimo dijo...

Continuas con la linea poetica, no dejes el relato, aunque esta linea es muy impactante.

ARVIKIS dijo...

Un soneto muy intenso y moderno. Me gusta mucho lo de quien te arrugue la camisa.
¡Enhorabuena!
Javier